domingo, 30 de agosto de 2009

Cooperación empresarial. ¿debemos colaborar?

Cada vez son más las empresas que adoptan como estrategia empresarial la especialización, ¿quien no se ha dejado llevar por la gran oportunidad? El gran retorno, “el proyectazo”, salir de la plaza de toros por la puerta grande...ya nos vemos con el traje de luces; serpentinas, revoleras y verónicas, arte y espectáculo, estocada perfecta y... empezamos a darnos cuenta que todo aquello que realizamos y no converge con nuestra estratégica empresarial solo nos hace perder el tiempo, y como consecuencia sufrir un elevado coste de oportunidad perdida.

Encontrar un área de especialización ha de ser uno de los objetivos prioritarios, y una vez que lo tengamos claro, para poder desarrollar proyectos de cierto calado, inevitablemente vamos a tener que colaborar con otras empresas, bien de forma proactiva o reactiva.

Programas regionales, nacionales, europeos; cada vez son más los proyectos que implican una participación especializada y de cooperación. Hemos de buscar esa especialización y los colaboradores necesarios para proyectar nuestra empresa donde la competencia tenga menos fuerza.

Ahora bien, esto dicho así parece sencillo, la determinación no garantiza el éxito, no todas las empresas pueden, saben, deben, quieren colaborar, no todas encuentran la complementación a su experiencia y conocimiento.

¿Debemos colaborar? Sin duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada