viernes, 30 de enero de 2015

Los gobiernos se empeñan en imitar a Silicon Valley

Muchos países están intentando imitar el modelo de Silicon Valley, mucho se a escrito sobre esto y la verdad, tras 6 meses viviendo en San Francisco, la respuesta es mucho más simple de lo que parece.

Como decía en un tuit hace unos minutos, @alfonso_murat - La innovación en el "área de la bahía" es tan fuerte e imaginativa que siempre hay alguien que complementa tu idea por loca que sea... -

Pero no es el factor determinante, ya que eso es solo uno de los síntomas de cómo funcionan aquí las cosa.

La ingeniería inversa siempre da buenos resultados, y si analizamos con esta perspectiva la situación posiblemente nos demos cuenta de pq se origina todo esto.

El círculo virtuoso que hay en Silicon Valley se produce por la atracción derivada de la confianza. Grandes proyectos, con grandes inversiones, que en algunos casos consiguen grandes éxitos.

En muchos países quiere emularlo. Los inversores, los emprendedores, los gobiernos, pero en una economía de mercado como en la que vivimos, para conseguir el medio, tener un Silicon Valley en tu región o en tu país, hay que darle toda la importancia a cuál es el fin. Efectivamente, el fin es el mercado.

En EEUU hay un mercado inmenso, un mercado dinámico, con ganas de crecer, muy voraz, donde todo se traduce en ganas de comprar. Y digo bien, ganas de comprar, pq aunque ciertos proyectos parezcan  que no tiene asociados modelos de negocio, al final, todos, hasta los que parecen más altruistas, lo tienen... la gran mayoría de los que están orientados al mundo no empresarial están basados en la publicidad, como el motor económico que mueve a a Google, Facebook o Twitter, entre otras muchas tecnológicas.

Cuando hay un gran mercado, hay grandes empresas, grandes fortunas y grandes inversores, todos ellos con ganas de más. Muchos tienen aún en su ADN la conquista del oeste;  tolerancia al riesgo, el esfuerzo, el sacrificio, la constancia. Otros lo han importado, heredado o imitado.

Muchas empresas se agolpan llamando a la puerta de la fortuna, intentando convencer a quienes pueden ayudarles a conseguir desarrollar su sueño; inversores, ingenieros, asesores, clientes....

Para poder emular todo esto, por lo primero que hay que empezar es por el mercado. Si consigues dinamizar la demanda, la gran demanda, aparecerán inversores buscando oportunidades, vendrán los primeros casos de éxito y podrá arrancar la rueda de la confianza y de las oportunidades.

Al final de lo que hablamos es de mercado y de cultura empresarial. Esa la tienes o no la tienes, crear inventos basados en los subsidios no es el camino. Pq imitar? construye un modelo propio y adecuado a tu entorno país, y prepara a las personas y las organizaciones para un mercado cada vez más plano. Ni la mujer de tu vida tiene pq vivir en tu barrio, ni tu éxito empresarial ha de pasar por Silicon Valley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada